Educación

Signos de alarma o banderas rojas

Los signos de alarma o banderas rojas son cambios en el estado de salud de su hijo que usted como padre o cuidador debe identificar tempranamente. Gracias a ello usted podrá salvar la vida de su hijo.

Signos de alarma o banderas rojas

  • Pobre alimentación
  • Dificultad para ganar peso
  • Alteración en las deposiciones
  • Presencia de Vómito
  • Alteraciones en el color de la piel
  • Sudoración abundante
  • Irritabilidad
  • Alteraciones de la respiración

Las Banderas Rojas o Signos de Alarma son alteraciones en el aspecto físico, comportamiento, signos vitales que ustedes padres/cuidadores miden diariamente (cambios en el peso, frecuencia Cardíaca, Saturación de Oxigeno) o en el comportamiento rutinario del bebe.

Pobre alimentación

La pobre alimentación es un signo de alerta temprana, por lo que debe permanecer atento a como se alimenta el niño. Un niño o niña debe consumir al menos 100 mililitros por Kilogramo de
peso diariamente es decir si pesa 4.000 gramos, significa que pesa 4 Kilos y 4 Kilogramos por 100 mililitros es igual a 400, ósea que debería consumir como mínimo 400 mililitros al día repartidos en 8 tomas durante las 24 horas. Si al transcurrir un día completo el niño toma menos de 100 mililitros por Kilogramo de peso, consulte a su médico más cercano por urgencias.

No dude en ir por urgencias para buscar atención y exija ser valorado de manera inmediata debido a que su hijo o hija se considera un paciente de alto riesgo por la edad, la enfermedad que tiene y la presencia del signo de alarma.

Dificultad para ganar peso

La meta de ganancia e peso diario en los niños durante el periodo interestadío (entre la primera y segunda cirugía) es 20 a 30 gramos al día. Su hijo presenta dificultad para ganar peso si
presenta uno de los siguientes síntomas:

  1. Pérdida de peso mayor a 30 gramos en un día.
  2. Pérdida de peso o ausencia de ganancia de peso durante 3 días consecutivos.
  3. No gana 20gr. en 3 días consecutivos.
  4. Aceptación de alimento es menor de 100 mililitros por Kilogramo de peso al día.
  5. Demora más tiempo para alimentarse.

Si al transcurrir un día completo el niño presenta uno de los anteriores síntomas consulte a su médico más cercano por urgencias.

Alteraciones en las deposiciones

La Diarrea, junto con el vómito, pueden llevar a deshidratación, y en pacientes con fístulas sintético pulmonares o stent, facilitan el riesgo de obstrucción.

Se considera diarrea cuando las deposiciones presentan alguna de las siguientes características:

  • Evacuaciones más líquidas de lo normal.
  • Color diferente a lo habitual.
  • Olor intenso o fétido.
  • El pañal no logra sostener las heces y estas salen manchando la ropa.
  • Aumento de frecuencia en las deposiciones.
  • Presencia de sangre roja o negra en las deposiciones.

Se considera diarrea cuando las deposiciones de los niños son aguadas por más de tres veces en el día. En los bebes hay un cambio evidente en el aspecto de las materias fecales usuales del niño “como huevos pericos”. Recuerde que es normal que el bebé presente deposiciones justo luego de comer.

Tenga en cuente que es mejor comentar al médico cualquier cambio de alimentación antes de hacerlo con el fin de evitar intolerancia a algún tipo de alimento.

Presencia de vómito

Si bien es común que los niños menores de 3 meses presenten reflujo, hay que saber diferenciarlo del vómito. El vómito se caracteriza por:

  • El bebe se queja, permanece irritable, inquieto o sudoroso
  • Babero agrio, mal olor o irritación alrededor de la boca
  • No se relaciona con cambios de posición del bebe.

Alteraciones en el color de la piel

Hay que vigilar la coloración de la piel del niño, siesta se torna más azul de lo habitual o si los labios y dedos se tornan muy azules o pálidos se debe consultar al centro de salud más cercano.

Esto puede deberse a que no llega suficiente sangre a los pulmones del niño y esto hace que la piel se torne pálida, azul o morada.En caso de ir a urgencias no olvide utilizar el oxímetro y escribir el valor que registre para mostrarlo al médico que vaya a atender al niño. De ser necesario lleve las cartillas (la suya y la que tiene información para personal médico). Además, puede sugerirle al médico o personal asistencias que vean los videos del programa para la atención del niño.

Si tiene dificultades para medir la oximetría priorice su visita a urgencias y no espere a que logre tomarla.

No dude en ir por urgencias para buscar atención y exija ser valorado de manera inmediata debido a que su hijo o hija se considera un paciente de alto riesgo por la edad, la enfermedad que tiene y la presencia del signo de alarma.

Sudoración abundante

Si su hijo o hija suda abundantemente sin estar expuesta al calor, esto puede ser una señal que algo no está bien.

El sudor es un síntoma de esfuerzo físico, de manera que el niño puede estar haciendo un esfuerzo físico extenuante debido a una descompensación cardiovascular. Compare con sus otros hijos o con usted mismo si donde se encuentra hace calor y de no ser así el sudor puede ser un signo de alarma que requiere atención médica También evalúe si el niño suda profusamente mientras se encuentra tomando seno o biberón, lo que puede ser un signo de alarma que requiere atención médica inmediata.

Irritabilidad

Si su hijo presenta llanto fácil o permanece irritable a pesar de utilizar las medidas habituales para calmarlo, esto puede ser un signo de alarma. El llanto incontrolable o la constante sensación de incomodidad por parte del niño, con jadeo y pujo puede ser un signo de alarma. No dude en consultar por urgencias y solicite ser evaluado inmediatamente.

Dificultad respiratoria

Se define como tener una respiración difícil e incómoda. Los niños pueden mostrar signos de no recibir suficiente aire y presentar signos como el aumento de la frecuencia respiratoria, incremento de la frecuencia cardiaca (corazón Acelerado), cambios en el color de la piel, frecuentemente alrededor de la boca (tornándose azulosa o pálida), ruidos al respirar como jadeo o un resoplido al botar el aire , aleteo nasal (se mueven las aletas de la nariz al respirar), retracciones o hundimiento de las costillas (tirajes intercostales) , sudoración fría, cambios en el estado de conciencia encontrando que el niño puede estar muy poco reactivo “muy dormido” y/o irritable.

Recuerde que la oximetría es un valor que nos ayuda también a saber si hay dificultades con la respiración. Los valores deben ser superiores a 75% e inferiores a 90%, si se sale de estos rangos se considera un signo de alarma.

Fiebre

Consiste en la temperatura corporal elevada, el valor normal para cualquier edad es 37°C. Aunque se puede sospechar su presencia con el tacto, siempre se debe corroborar con la medición de la temperatura con un termómetro. Se considera fiebre cuando la temperatura medida en la axila con termómetro es mayor de 38°C.

Visita nuestro perfil de Instagram, para conocer más información: https://www.instagram.com/promesaencasa/