EducaciónRecomendaciones

Salud bucal

La salud bucal es fundamental para el disfrute de la vida para poder hablar, comer y socializar sin obstáculos por sentir dolor, incomodidad o vergüenza de su boca. Una buena salud bucal es importante para el desarrollo físico y emocional de los niños. Además, tiene repercusiones en la salud en general y es un factor determinante en la calidad de vida.

Importancia de la lactancia materna en la salud bucal

Para un mejor desarrollo de los maxilares es necesario apoyar e incentivar la lactancia materna, ya que la succión de la leche materna que hace el bebé es la gimnasia perfecta para los maxilares y también ayuda al desarrollo de la articulación temporomandibular, con la que se adquiere el tono muscular necesario para la llegada de la primera dentición (dientes de leche).

Sin embargo, existen circunstancias que no permiten que el bebé pueda realizar el reflejo de succión por medio de la lactancia materna como, por ejemplo: Bebés con trastornos de la deglución, con gastrostomía y/o madres que no producen leche materna. En estos casos existen terapias para estimular el reflejo de succión en el bebé, las cuales son realizadas por personal calificado y enseñadas a los padres/cuidadores.

Higiene bucal

Unos pocos días después del nacimiento, empiece a limpiar las encías de su bebé con una gasa húmeda o una toallita a diario, recuerde el lavado de manos cuidadoso antes de la limpieza. Luego, cepille los dientes dos veces al día tan pronto como salgan, con pasta dental sin flúor en una cantidad no mayor a un grano de arroz. Es importante que el agua utilizada este previamente hervida y con una temperatura adecuada al momento de hacer la limpieza de las encías.

Implementar el uso de la seda o hilo dental a partir de los 3 AÑOS. De usarse mínimo una vez al día, todos los días. Son los padres quienes deben hacerle al niño este procedimiento hasta los 9 AÑOS.

Evaluar odontológicamente al niño de forma periódica, por lo menos cada 6 meses.

Evitar durante la noche el uso de medicamentos con contenido de azúcar sin limpiar los dientes después de suministrarlos.

IMPORTANTE: El flúor en la crema dental se sugiere en niños mayores de tres años, usando siempre poca cantidad y asegurándose que no queden en la boca del niño residuos de la crema al finalizar el cepillado.    

Biberón después del primer año de vida

Cuando hay dificultad con la lactancia se recurre al biberón o tetero, el cual es de gran ayuda para alimentar al niño, sin embargo, DESPUÉS del año, se sugiere pasar a un vaso de entrenamiento para facilitar la trasmisión a comer con la familia, incentivar la masticación, disminuir el riesgo de infecciones del oído medio cuando el niño toma el biberón acostado (debe evitarse)  y disminuir el riesgo de caries dental, que aumenta cuando el niño se queda dormido con el biberón en la boca. Además, se debe evitar agregar azúcar, panela o miel a la leche.

Estimados padres promover la salud dental de los niños es un acto de amor y cuidado, esto produce en el niño el fortalecimiento de la autoestima y facilita la autonomía en la alimentación, el sueño y la higiene personal, contribuyendo así a su buena calidad de vida.

Referencias

El niño sano Una visión integral. 4 Edición. Editorial medica Panamericana, 2016. Capítulo 31 pagina 301, 302,304,305 y 306.

https://www.mouthhealthy.org/es-MX/az-topics/b/breastfeeding