Educación

¿Qué debo vigilar de mi niño o niña con cardiopatía? – Parte I

Hay 6 puntos fundamentales a los cuales usted como cuidador o responsable del infante debe estar muy pendiente todos los días:

  1. Alimentación o cantidad de leche ingerida
  2. Ganancia de peso diario
  3. Niveles de oximetría cada 12 horas
  4. Signos de alarma o banderas Rojas
  5. Cumplimiento de citas médicas y procedimientos.
  6. Adherencia o cumplimiento en la administración del medicamento.

Y con el fin que usted pueda supervisar y estar atento a cada uno de estos parámetros, el proyecto PROMESA presta a los cuidadores los instrumentos adecuados para que usted puede vigilar la evolución del niño y detectar de manera temprana cualquier alteración que se presente. Recordemos que a medida que el bebé gana peso gana fuerzas para responder de mejor manera a las
cirugías y adquirir “defensas” o fortaleza en su sistema inmunológico, lo cual también será de gran ayuda para tener mejor pronóstico. Por lo que es una buena señal que el bebé se alimenta y le reciba alimento de manera adecuada.

Usted puede consultar en la página 64 cuanto debe ingerir de leche su niño(a) al día, tenga en cuenta esta cantidad y vigile cuanto toma y cuanto deja de tomar su niño, normalmente se estima que cada niño debe tomar 100 mg por Kilogramo de peso de manera diaria, distribuida en 8 tomas. La ganancia de peso óptima para un niño durante el periodo interestadío es ganar 20 a 30 gramos de peso cada día y los niveles de oximetría ideales para los niños con cardiopatías congénitas complejas es entre 75% y 90%, este es un punto importante, porque los niños sin enfermedad tienen siempre oximetrías mayores a 90%, pero para un niño con cardiopatía tener valores superiores al 90% de oximetría puede ser indicativo de una complicación.

Los padres o cuidadores NO DEBEN DAR al niño agua, aguas de hierbas, jugos o similares.