Recomendaciones

Método y recomendaciones para el baño

El baño es un momento de contacto directo entre los padres o cuidadores y el bebé, que permite la estimulación táctil ayudando a establecer conexiones neuronales, a su vez la interacción crea confianza. El tacto es un sentido muy desarrollado en los bebés y lactantes, la piel tiene una relación embriológica directa con el sistema nervioso central y por tanto participa de forma importante en el desarrollo y la maduración neuronal del niño. (CODEM. Guía de cuidados de la piel del recién nacido y del bebé)

Al realizar el baño diario del bebé tenga en cuenta:

  • Tenga lo necesario a la mano, no llene mucho la bañera, basta con 10 ó 15 cm de agua.
  • La temperatura del agua debe ser agradable. Asegúrate de que no quema introduciendo tu codo o el dorso de la mano.
  • Use jabones suaves y en muy poca cantidad, aprovechando la misma agua para aclararle. Si es niña, limpie la zona existente entre los genitales y el ano (de delante hacia atrás) para evitar posibles infecciones.
  • Saque del agua con cuidado, envuélvelo en una toalla seca y templada, seque con suavidad.
  • Después del baño podemos aprovechar para hidratar bien su piel a la vez que le damos un masaje usando una crema o loción hidratante o aceites adecuados para su edad.

Referencias