Nutrición

Las frutas cítricas en la alimentación complementaria de los bebés

La alimentación complementaria

Se considera un complemento de la leche materna o de la fórmula infantil y no como sustitución de estas. Para iniciar la alimentación complementaria de manera exitosa, se deben tener en cuenta las siguientes características del bebé:

  • Edad (a partir de los 6 meses de edad).
  • Capacidad para la digestión y absorción de los nutrientes presentes en la dieta.
  • Habilidades motoras adquiridas (deglución de alimentos, agarre de manos, mantenerse sentado, entre otros).
  • La necesidad de aumentar el aporte de nutrientes en el niño por su crecimiento.

¿Qué son las frutas cítricas?

Los cítricos son un grupo de frutas pertenecientes al género citrus, que se caracterizan por tener un sabor acido o agridulce, son muy coloridas y jugosas por lo general y con un aroma penetrante. Son frutas poco calóricas, ya que aportan aproximadamente 50Kcal por 100 gramos de porción comestible. Las frutas cítricas más conocidas son el limón, la naranja, la mandarina, la fresa, entre otras. La piña, si bien tiene un sabor ácido pertenece a la familia de las bromelias.

¿Por qué son importantes las frutas cítricas?

Gracias a su alto contenido en vitamina C, las frutas cítricas intervienen en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos, favorecen la absorción del hierro de los alimentos y aumentan las defensas ante las infecciones.

Su consumo es más beneficioso en periodos de invierno o lluvias, cuando suelen producirse altibajos en el sistema de defensas de los niños y son más vulnerables a sufrir resfriados e infecciones.

¿Cuándo incluir las frutas cítricas?

Desafortunadamente, todos los cítricos, son ácidos y es probable que produzcan erupciones en bebés menores de 12 meses, debido a una reacción alérgica. Si desea introducir los cítricos después de los 6 meses de edad (inicio de la alimentación complementaria), pruébelo, ¡y esté atento a posibles reacciones! Si esto ocurre suspenda de inmediato.

¿Qué alergias causan las frutas cítricas?

Las frutas cítricas están incluidas dentro de los alimentos llamados alérgenos, es decir, que pueden producir una alergia alimentaria, la cual tiene como síntomas:

  • Lesiones en la piel: eczema, urticaria, prurito o comezón.
  • Trastornos digestivos: vómito, diarrea, dolor abdominal.
  • Trastornos respiratorios: estornudos, tos frecuente con flema, dificultad para respirar.
  • Otros: edema o inflamación de párpados, zona alrededor de labios o generalizada.

Identificar estos síntomas en la introducción de las frutas cítricas es importante, teniendo en cuenta, que el consumo debe ser pausado y progresivo.

¿Cómo introducir las frutas cítricas?

Al momento de introducir las frutas cítricas por primera vez, es recomendable seguir las siguientes instrucciones:

  • Lavar muy bien las frutas y pelarlas antes de que sean consumidas por el bebé, sobre todo, en el caso de la fresa.
  • Como se consideran un alimento que puede causar alergias, ofrecer una fruta cítrica a la vez durante tres días seguidos, observando alguna posible reacción alérgica.
  • Ofrecer en papilla o entera, para que se conserven sus nutrientes intactos y su fibra y preferiblemente en horas de la mañana.
  • No la acompañe de otro alimento nuevo, ya que a si se presenta una reacción alérgica no sería posible distinguir cuál de los dos alimentos fue el causante.

Referencias

  • Cuadros C, Vichido M, Montijo E, Zárate F, Cadena J, Cervantes R, Toro E, Ramírez J. Actualidades en la alimentación complementaria. Acta Pediatr Mex. 2017; 38(3):182-201.
  • Romero E, Villalpando S, Pérez A, Iracheta A, Alonso C, López G, et al. Guidelines for complementary feeding in healthy infants. Bol Med Hosp Infant Mex. 2016; 73(5):338-356.
  • Guía técnica del componente de alimentación y nutrición para los programas y proyectos misionales del ICBF. Bogotá (2018).