Lactancia Materna

Importancia de la lactancia materna

Según la OMS, la cifra estimada de muertes de niños debidas a la desnutrición es de 2,7 millones, lo cual representa el 45% de todas las muertes de niños. La alimentación del lactante y del niño pequeño es fundamental para mejorar la supervivencia infantil y fomentar un crecimiento y desarrollo saludables. Los primeros dos años de la vida del niño son especialmente importantes, puesto que la nutrición óptima durante este periodo reduce la morbilidad y la mortalidad, así como el riesgo de enfermedades crónicas, y mejora el desarrollo general. (Organización Mundial de la Salud, 2018)

El examen de los datos científicos ha revelado que, a nivel poblacional, la lactancia materna exclusiva durante 6 meses es la forma de alimentación óptima para los lactantes. Posteriormente deben empezar a recibir alimentos complementarios, pero sin abandonar la lactancia materna hasta los 2 años o más.

El éxito o fracaso de la lactancia materna depende del deseo de la madre de darle seno a su hijo, de esto dependerá los beneficios que recibirá él bebe: el correcto desarrollo físico, emocional e intelectual, protección ante problemas de salud, permite fortalecer el vínculo materno madre-hijo a través del consuelo, cariño, compañía y seguridad, es higiénica y no necesita preparación. También es la forma más sencilla y óptima para garantizarle al bebé los nutrientes y la protección inmunitaria durante los primeros meses de vida.

Los beneficios de la alimentación con leche materna, también incluyen a la madre que lacta disminuyendo el riesgo de padecer alteraciones después del nacimiento del bebé (Anemia, depresión, hemorragias,) mantiene el peso corporal adecuado, previene el riesgo de tener, cáncer y padecer de osteoporosis a futuro.

Referencias