EducaciónFactores Emocionales

Disciplina y pautas de comportamiento

La disciplina

Muchas personas creen que los bebes más pequeños no necesitan disciplina, sin embargo, los niños necesitan ser educados desde que nacen. Las adaptaciones se deben hacer de acuerdo con su edad y su nivel de entendimiento. Realizar una buena disciplina desde las primeras etapas favorece a un buen entorno familiar.

En el momento de aplicar la disciplina se debe tener en cuenta que los niños deber ser educados de forma constructiva, dejando de lado las amenazas, los gritos, entre otros. Se debe apreciar cual es el momento adecuado para aplicar los llamados de atención, ya se debe evitar avergonzar al niño frente a cualquier circulo social.

La escucha activa y el aprendizaje de límites y normas

También se debe aprender a escuchar al niño y tratar de entender las diferentes situaciones, sin necesidad de compararlo con los demás se debe ayudar a buscar la solución adecuada para la resolución de los conflictos. Con los más pequeños es importante fortalecer el cuidado y así mismo irlo encaminando a la adecuación de normas y límites para que ellos vayan aprendiendo a ser disciplinados desde sus primeras etapas.

A continuación, se presentan diferentes formas de aplicar la disciplina de acuerdo con la edad.

0 a 2 años

A esta edad la disciplina esta limitada a la prevención de accidentes, ya que en esta etapa los niños suelen explorar, pero no tienen conciencia del peligro. Aquí es importante no ceder a los caprichos, se deben controlar las rabietas de forma adecuada sin ceder al chantaje, también es importante no gritar si no mantener la calma.

3 a 4 años

En esta etapa los niños empiezan a desarrollar la independencia, aquí se comprende de una mejor manera las consecuencias de los actos y es la etapa perfecta para poner normas y límites.

5 años

A esta edad se adquiere un gran sentido de conciencia, los niños están preparados para ayudar con tareas en la casa, tienen un mejor manejo de emociones y controlan las rabietas. Esta etapa es importante para implementar la empatía, se aplican consecuencias educativas y se pueden implementar nuevas normas un poco más estrictas que estén de acuerdo con las necesidades del niño.

6 a 7 años

En esta etapa los niños empiezan a desarrollar habilidades sociales, ya que los niños ya están escolarizados, aquí la disciplina se extiende no solo a la casa si no también al colegio. Acá se puede implementar el cumplimiento de las normas mediante refuerzos positivos (pequeños incentivos, tiempo de juego, entre otros). Aquí la disciplina se implementa con el fin de corregir conductas y la búsqueda de soluciones para resolver conflictos.

8 a 10 años

En esta etapa es importante implementar el dialogo y conllevar a que el niño logre entender la razón de sus actos. Así mismo se sigue reforzando que el resultado de las buenas acciones trae privilegios y se debe asegurar que los niños logren una independencia óptima y nunca realizar sus tareas.

Es importante recordar:
  • No gritar e insultar.
  • Poner límites y establecer normas.
  • Aprender a escuchar y entender a los niños.
  • No comparar con los demás ni avergonzar
  • Los castigos deben ser adecuados con la edad y así mismo se debe tener en cuenta que es de beneficio aplicar refuerzos positivos.
Referencias:

Morales, S., Martínez, M., Nieto, J. & Lira, J. (2017). Crianza Positiva y Negativa Asociada a los Problemas Severos de Conducta Infantil. Salud y drogas, 17(2),137-149.