Educación

¿Cómo se desarrollan el lenguaje y las emociones de mi bebé el séptimo y el noveno mes de vida?

El lenguaje en nuestro bebé 

 Llegado este punto, el medio de expresión más común de nuestro bebé ya no es el llanto, sino el grito. Ya conoce su nombre y debe poder comunicarse con palabras sencillas de dos sílabas, por ejemplo, “mamá”, “papá”, “tete” y además, ya comprende algunas palabras preguntas sencillas.  

¿Qué debemos esperar del séptimo al noveno mes en cuanto al lenguaje? 
  • Responde a los sonidos produciendo sonidos  
  • Une varias vocales cuando balbucea (“a”, “e”, “o”) y le gusta hacer sonidos por turno con los padres  
  • Reacciona cuando se menciona su nombre  
  • Emite sonidos para demostrar alegría o descontento  
  • Comienza a emitir sonidos de consonantes (balbucea usando la “m” o la “b”)  
  • Puede decir papá o mamá, y nombres específicos  
  • Repite sonidos monosílabos como ba-ba-ba-ba, ma-ma-ma o da-da-da  
  • Se esfuerza en aprender a imitar la entonación de sus padres  
  • Capta palabras sencillas y algunas preguntas aunque todavía no pueda responderlas 
  • Le gusta que le hablen, le canten y le pongan música  
  • Comprende el significado de algunas palabras y gestos como risas, aplausos y felicitaciones 
  • Pone entonación en sus vocalizaciones como si estuviera intentando hablar como nosotros 
¿Cuáles son los signos de alarma? 

Debemos reaccionar e informar a nuestro pediatra si nuestro bebé: 

  • No reacciona ante los sonidos de alrededor, por ejemplo siguiéndonos con la mirada o girando la cabeza. 
  • No emite sonidos de vocales (“a”, “e”, “o”)  
  • No es capaz de decir “mamá” o “papá”. 
El desarrollo socioafectivo: 

¿Qué debemos esperar del séptimo al desarrollo socioafectivo de nuestro bebé? 

  • Reconoce las caras familiares y comienza a darse cuenta si alguien es un desconocido  
  • Responde ante las emociones de otras personas y generalmente se muestra feliz  
  • Le gusta mirarse en el espejo  
  • Le gusta jugar con los demás, especialmente sus padres. 
  • Muestra deseos de ser incluido en interacción social 
  • Se emociona ante el juego 
  • Comienza a demostrar el buen humor ante lo que le gusta y la molestia ante lo que le desagrada 
  • Demuestra resistencia cuando no quiere hacer algo que no le gusta 
  • Puede asustarse ante la presencia de personas extrañas 
  • Está aprendiendo el significado del “no” por el tono de su voz. 
  • Hace gritos para llamar la atención 
  • Puede decir adiós con la mano 
  • Empuja o rechaza algo que no quiere.  
¿Cuáles son los signos de alarma? 

Informemos a nuestro pediatra si nuestro bebé: 

  • No se ríe ni hace sonidos de placer  
  • No le interesa jugar 
  • No muestra emoción o descontento ante ningún estímulo, por ejemplo, el juego 
  • No busca nuestra atención 
Referencias

Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (2018). Guía de estimulación temprana para niños y niñas de 0 – 2 años. Recuperado de https://inaipi.gob.do/phocadownload/Documentos-Institucionales/3.-Componente-educacion-inicial/4.%20Guia%20del%20animador%20estrategia%20estimulacion%200-2.pdf 

CDC. (2018) Indicadores del neurodesarrollo infantil. Recuperado de https://www.cdc.gov/ncbddd/Spanish/actearly/milestones/index.html 

Medina Alva, M. D. P., Kahn, I. C., Muñoz Huerta, P., Leyva Sánchez, J., Moreno Calixto, J., & Vega Sánchez, S. M. (2015). Neurodesarrollo infantil: características normales y signos de alarma en el niño menor de cinco años. Revista Peruana de medicina experimental y salud Pública, 32(3), 565-573.