CardiopatíasEducación

Cardiopatías Congénitas y su clasificación

Las cardiopatías congénitas se pueden clasificar en cianóticas y no cianóticas. La palabra cianosis, hace referencia a la coloración azul o morada que adquieren los pacientes en el rostro, boca, manos o piel en general, debido a los bajos niveles de oxígeno en la sangre.

Esto se produce porque:

  • No fluye suficiente sangre hacia la arteria pulmonar (lo que llamamos hipoflujo pulmonar).
  • Se mezcla la sangre oxigenada con la no oxigenada.
  • La sangre circula en forma incorrecta como es el caso cuando las arterias que salen del corazón están conectadas de forma invertida con los ventrículos, es decir, la arteria pulmonar sale del ventrículo izquierdo y la aorta sale del ventrículo derecho, esta condición se llama “Transposición de Grandes Arterias”.

Los niños con cardiopatía congénita NO cianóticas, presentan sintomatología asociada a la malformación cardiaca, pero el niño no presenta la coloración azul o morada.

Las cardiopatías severas pueden ser cianóticas o no cianóticas y según el criterio médico requerirán dos o más cirugías. En el caso de malformaciones muy complejas y/o corazones con un único ventrículo, la primera cirugía es para estabilizar al niño o niña.

Norwood, Fístula o Híbrido. (estas son los tres tipos de procedimientos que se pueden llegar a hacer en la primera cirugía). Posteriormente, a éstos pacientes con un ventrículo único se les
realizará una segunda cirugía llamada Glenn que de acuerdo con sus condiciones de salud puede hacerse alrededor de los 6 mese de vida. El periodo de tiempo entre la primera cirugía y la segunda cirugía se llama “Primer periodo inter-estadío” y es un tiempo en el cual el niño permanece en casa bajo cuidados de sus padres o cuidadores y requiere un seguimiento permanente
programado por sus médicos tratantes.

A pesar de los avances médicos en todo el mundo, se ha reconocido que el nivel de fragilidad de estos niños durante el periodo interestadío es alto y son fácilmente propensos a descompensarse con situaciones que no afectarían a otros niños de su misma edad, como por ejemplo una infección gripal.