Factores Emocionales

Afecto y comportamiento en pacientes con cardiopatías congénitas complejas

El diagnóstico, la cirugía, hospitalización y tratamientos médicos de pacientes con cardiopatías congénitas son eventos estresantes que causan impacto emocional. Por esta razón, puede suceder que ocurran alteraciones en el desarrollo social y emocional del niño o niña. También, pueden observarse cambios en la dimensión afectiva de los otros miembros de la familia.

Lo anterior no significa que niños y niñas con cardiopatías congénitas no puedan tener un desarrollo emocional normal. Sin embargo, es recomendable que se vigilen algunos signos de alarma y se consulte con profesionales de salud mental. Lo anterior permite apoyar el desarrollo óptimo y prevenir problemas de comportamiento y adaptación.

Desarrollo emocional

Los niños y niñas en su primer año de vida alcanzan hitos importantes en el desarrollo emocional.  Aprenden a identificar y expresar emociones; de hecho, desde muy temprana edad responden a los gestos emocionales de los adultos. Para los pacientes con cardiopatías, este proceso puede verse demorado debido a la larga estancia hospitalaria y a las barreras físicas que impone este ambiente.

También, algunos medicamentos y procedimientos pueden llevar a que los pacientes tarden más tiempo en aprender a responder a las emociones y, por ende, a expresar las propias. No obstante, con la estimulación adecuada pueden ponerse al día. Algunas actividades recomendadas son:

  • Hablar al bebé mirándolo a la cara, esto le permitirá identificar gestos de forma natural.
  • Hablarle sobre las emociones propias: “hoy me siento muy feliz al verte” “ayer estuve triste porque te extrañé mucho”
  • Hablarle sobre las emociones de otros: “tu hermano se sorprendió mucho al conocerte” “a veces le da miedo que pueda pasarte algo”
  • Al momento de leerle cuentos señalar las emociones de los personajes: “la gata parece feliz, mira que está sonriendo”
Comportamiento

Al igual que en la dimensión emocional, los niños y niñas adquieren patrones de comportamiento social durante su primer año. De la misma manera, este desarrollo puede verse afectado por los procesos médicos. Algunas de las cosas que los bebés aprenden a hacer son: saludar, recibir y cumplir órdenes, comprender y seguir rutinas y jugar.

Para estimular el desarrollo social se recomienda:

  • Promover el desarrollo de hábitos: establecer una rutina de baño, alimentación, juego y sueño.
  • Dar órdenes y retroalimentar: establecer pequeñas reglas de comportamiento al bebé; felicitarlo cuando las cumpla y llamar su atención cuando no lo haga. Por ejemplo: “recoge ese juguete” “muy bien, eso es” “debes alcanzarme el juguete cuando te indique”.
  • Dedicar tiempo para el juego: jugar en períodos cortos varias veces al día diferentes tipos de juego. Esto favorece la comprensión de normas y además promueve la independencia y las habilidades comunicativas.
  • Decir NO: los bebés deben comprender desde temprano que no pueden hacer todo lo que quieren. Los padres, madres y otros cuidadores deben decir “No” de forma enfática cuando el bebé haga algo indebido. Por ejemplo, hay niños o niñas que mientras aprenden a controlar su fuerza golpean a otros en la cara. En este caso, debe decirse la palabra no, de forma seria. Así los niños y niñas aprenden límites y normas.
  • De ser posible permitir la interacción con otros niños y niñas: en el caso de los pacientes con cardiopatías, se sugiere preguntar al pediatra cuando es posible realizar esta actividad. También, preguntar como mantener al bebé seguro mientras socializa.
Signos de alarma:

A pesar de que, debido al proceso médico, el bebé puede presentar demoras, es importante vigilar lo siguiente:

  • Ausencia de respuesta a las emociones, pese a que se haya realizado estimulación
  • Llanto constante e irritabilidad
  • Berrinches con gritos y dificultades persistentes para seguir instrucciones y normas.
  • Conductas agresivas
  • Dificultades para jugar e interactuar con otros
  • Falta de interés en el juego o en las personas en general

En estos casos, se debe consultar con pediatría para que se establezca la conducta a seguir.

Referencias

Clancy, T., Jordan, B., de Weerth, C., & Muscara, F. (2019). Early emotional, behavioural and social development of infants and young children with congenital heart disease: a systematic review. Journal of Clinical Psychology in Medical Settings. https://doi.org/10.1007/s10880-019-09651-1